lunes, 31 de marzo de 2008

/ Criaturas celestiales /

2007-05-20
Hace unos días vi Criaturas celestiales por quinta vez. Lo que más varió, en este caso, fue la circunstancia: la vi con [varias personas en cierta casa]. (…) Como éramos varios, cada tanto había comentarios que interferían con la visión. En cierto momento, por ejemplo, el dueño de casa ofreció café. Cerca del final, una de las mujeres hizo un chiste: “¡Se viene el ladrillazo!” Los demás se rieron, o sonrieron. Ese chiste arruinó completamente el final de la película, que llegó vaciado de tensión y dramatismo. La principal interferencia, sin embargo, era mía. (…) En todas mis visiones anteriores yo estaba solo frente a una pantalla de cine o solo frente a una pantalla de computadora. La película terminó a la una y pico de la mañana. Hablamos un rato (yo trataba de que la conversación fuera lo menos académica posible) y todo terminó. Un par de chicas se tenían que ir, porque a la mañana trabajaban, y las demás se fueron con ellas. En general, creo que la película les gustó. Algunas cosas que me asombraron: A x6 no le gustó el Cuarto Mundo, con sus unicornios y flores… Ella fue también la que dijo que esperaba un final más trágico. Vi que a varias les interesó el affaire entre Pauline y el pensionista, que para mí es un episodio completamente secundario. Les gustó también la escena en que el caballo ingresa al castillo de arena. Destacaron el hecho de que la película mostraba dos caras del entorno social: las apariencias (todo está bien) y la realidad (hay mentiras y porquerías ocultas). Una observación de x6 que me sorprendió fue que el asesinato era absurdo. La película da a entender que las chicas viven en un entorno conservador y rígido en el que se sienten incomprendidas; ese entorno, que incluye a los padres, las trata de separar, y ellas, para mantenerse unidas, llegan al acto extremo de cometer un asesinato. Presentado de ese modo, todo cierra, todo es lógico. Pero x6 observó que el asesinato está desvinculado del problema de la separación de las chicas. O sea, el asesinato no lograría evitar la separación, y la persona más interesada en la separación no era la madre de Pauline. El asesinato es una conclusión bastante ilógica… Más allá de eso, la película me gustó mucho. Es perdurable. Y me temo que es la única buena película de Peter Jackson. Lo demás es una colección de bromas bizarras: con dinero o sin dinero.

No hay comentarios: