lunes, 31 de marzo de 2008

/ Gritos y susurros /

1991-10-09
El viejo verso: si Dios no existe, la vida es absurda; si Dios existe, ¿por qué permite el sufrimiento?; pero hay momentos más o menos felices, que son la Felicidad (terrena).
Pese a su complejidad y riqueza, Gritos y susurros es una película bastante pesada. Curiosamente, la valoré más a los dieciocho años, cuando la vi por primera vez, que ahora (dos horas después de haberla visto por segunda vez). (…)

No hay comentarios: