lunes, 31 de marzo de 2008

/ Hard candy /

2007-01-03
Ayer en el cine vi Hard candy. Cuando terminó salí fastidiado. Hard candy es basura. Su tema, aparentemente (los críticos me lo aseguran), es la pedofilia: un fotógrafo se cita con una chica de 14 años a la que conoció mediante el chat; la chica ha descubierto que él es pedófilo y se venga; al final, el hombre, instigado por ella, se suicida; ella recoge la mochila y se va. Sin embargo al director no parece importarle la pedofilia; sólo le interesa mostrar la venganza de la nena. Casi toda la película es la tortura sufrida por el fotógrafo. El director disfruta mostrándonos minuciosamente el proceso mediante el cual la nena amordaza al hombre, le congela los genitales con una bolsa de hielo, lo depila, lo corta, le extirpa los dos testículos, lo sutura y muele los testículos en una licuadora. ¿Qué tiene que ver eso con la pedofilia? Al director le importa la sesión de tortura, no la pedofilia. La película es sádica. La nena, sin embargo, no deja de condenar la pedofilia. ¿Y la película? No se sabe, pero por momentos parece estar del lado de la demente: “Yo soy todas esas chicas”, dice la vengadora, refiriéndose a las niñas de las que él abusó, o que trató de seducir, o que deseó. O sea, la película tiene aspecto de denuncia contra la pedofilia, salvo que nadie, sensatamente, debería coincidir con esa chica estúpida y criminal, que cree que un buen tratamiento para un pedófilo es extirparle los testículos y hacerlo sufrir. Lo siniestro es que esa chica representa a grandes sectores de la sociedad, que opinan como ella. ¿Cuál es el sentido de la película? ¿Qué me trata de decir? Todavía no lo sé, pero sospecho que la pedofilia es apenas una anécdota, un accidente; el motivo de la tortura podría haber sido cualquiera: el fotógrafo evadía los impuestos, tenía mal aliento, etc. Evidentemente, la película no aporta nada a la discusión de la pedofilia. ¿Para qué me hacen ver una hora y pico de tortura? El sentido de la película es ése: el morbo, el perverso placer de mostrar o contemplar una crueldad. Salvo que hay películas morbosas agradables, como las bromas del primer Peter Jackson; en cambio ésta es basura. Por lo demás, creo que no hay una sola escena lograda en toda la película. Esa chica atroz, como personaje, no es creíble. Las situaciones tampoco lo son: el fotógrafo, cuando puede escapar, no lo hace; lo castran sin anestesia y un rato después anda corriendo y trepándose a los techos como si no le hubiera pasado nada. [La castración, en realidad, termina siendo ficticia: un ingrediente sádico más de la tortura.] El papel de la chica no es bueno pero sospecho que la actriz es buena; o sea, que en otra película haría un gran papel. En síntesis, Hard candy es la antítesis de The woodsman, no sólo por su visión de la pedofilia sino también por su valor: The woodsman es excelente; Hard candy es basura.

Nota posterior sobre Hard Candy

1 comentario:

Hernan dijo...

Realmente no se que pelicula viste, la pelicula es muy buena, y eso lo acreditan los premios que gano.
Teniendo en cuenta que es una produccion de bajo presupuesto, la pelicula en si esta muy bien terminada. Por otro lado las actuaciones estan bien, y se nota el talento de Ellen Page.

Queria dejar mi opionion. Saludos.

Burritox