lunes, 31 de marzo de 2008

/ Vivir /

1995-10-19
(…) Ikiru, de Kurosawa, no es una película moralista. El parque de Watanabe no es menos absurdo que la muralla kafkiana, porque los chicos que lo van a disfrutar son también el fantasmal Watanabe. (…)

No hay comentarios: