viernes, 18 de abril de 2008

/ Container /

2008-04-18
Moodysson es desconocido en el mercado cordobés. La versión de Container que pude hallar no está doblada ni subtitulada, y no domino el inglés. En Internet leí comentarios sobre la película antes y después de verla.
Container es –o quiere ser– un poema. Parece vanguardista, lo cual, a un siglo de Duchamp, es menos un elogio que una acusación. Moodysson la describe acertadamente como una película muda con sonido. Durante 74 minutos, una sucesión de breves tomas en blanco y negro es acompañada por una sucesión de breves oraciones en voz baja. Todo monocorde, sin interrupciones, sin alteraciones. Sin estructura, también. Es una suerte de monólogo interior inacabable, casi religioso. No ha desaparecido el cine convencional: hay un personaje y una historia, pero no hay narración lineal. El personaje es muy extraño: algo así como un varón con alma de mujer, o de chica. Eso, para mí, es una falla de la película, porque impide la identificación del espectador con el personaje. Moodysson dice que la mayoría de la gente tiene la sensación de llevar adentro a una persona diferente de la que es. (Está en http://www.channel4.com/film/reviews/feature.jsp?id=158828&page=2.) Creo que esa opinión es equivocada. Hay personajes casi universales (o sea, representan a muchos): el señor K., don Quijote, Hamlet, Ulises. Este personaje de Moodysson está lejos de ser universal; conjeturo que sólo transexuales y perturbados se pueden reflejar en él. Por momentos me recordaba a los personajes de Jorge Polaco: retorcidos, excepcionales. Pero esta objeción se refiere al carácter escasamente denotativo del protagonista, no a los recursos estéticos utilizados, que me parecen válidos. La elección del blanco y negro y la disociación entre imagen y sonido ayudan a crear ese clima reconcentrado de “monólogo mental” que seguramente buscaba Moodysson. En este aspecto me recuerda al carnicero de Noé (Solo contra todos), salvo que el monólogo de Moodysson es íntimo y pacífico, sin estridencias. En mi opinión, que vale tanto como la de cualquiera, Container es un poema demasiado largo… Pienso en una suerte de libro de poemas con ese estilo, cada uno de cinco o diez minutos, con un personaje diferente, un tema diferente y una historia diferente. Reducido a sus momentos esenciales, Container sería uno de esos poemas…
Un último comentario: comparar Container con Fucking Åmål, con Till sammans o con Lilja 4-ever me parece erróneo; es como comparar La escuela de Atenas de Rafael con una composición de Mondrian, o cualquiera de ellas con el mingitorio de Duchamp.

2 comentarios:

tincho dijo...

hola como estas, estube leyendo un poco tus criticas, y vi la de container =O, una peli q no puedo ver porq no entiendo un joraka el ingles... vos por casualidad no tendras los subs?
xD

muchas gracias!
tincho_rose@hotmail.com

Spectator dijo...

No, no tengo subtítulos. Busqué pero no encontré nada. El monólogo tiende a ser poético, como las imágenes, pero la verdad es que entendí bastante poco de lo que oía. Si consigo subtítulos te los paso.