lunes, 21 de julio de 2008

/ La laguna azul /

2008-07-21
Hace unos días vi La laguna azul, en la versión de 1980. Me encantó. Desde mi adolescencia la quería ver. Que la película es muy mala me parece obvio, pero pienso que hay que mirarla como se miran las películas de clase B: resignando desde el comienzo la esperanza de encontrarse con una obra de arte. ¿Y qué habría que esperar? Un pequeño monstruo para pasar un rato agradable. Lo de “monstruo” se refiere a la interminable sucesión de anomalías de la película: a la semidesnuda Brooke Shields le pegaron el pelo en el pecho (y se nota) para que el viento no cometiera indiscreciones; los pezones que en algún momento se ven pertenecen a impostores; la flora y la fauna de la isla son un collage de flora y fauna de todo el mundo… Lo más inverosímil, por supuesto, son los dos protagonistas, dobles de Adán y Eva en una isla sin Serpiente. Pero es eso, justamente, lo que me gustó de La laguna azul: como esas películas donde por error se cruza la sombra del camarógrafo, o donde se ve que el monstruo gigante que aterroriza a la ciudad es un tosco muñeco de goma. (Me acuerdo ahora de Maladolescenza: Fabrizio, que está en medio del bosque, proyecta dos sombras simultáneas…) Creo que esas anomalías, inesperadamente, le dan interés a la película. No quiero ser irreverente, pero opino que Dafnis y Cloe, la novela de Longo, no era menos inverosímil que The blue lagoon. La cita no es casual; The blue lagoon es un idilio, una inocente fantasía de amor y de belleza en un Edén tan imposible de creer como el hebreo. Para mí, la imagen y la voz de esa hermosísima Brooke Shields de catorce años justifican la película.

Imdb
The blue lagoon / La laguna azul / El lago azul / Le lagon bleu / Laguna blu / A lagoa azul / Die blaue Lagune
Randal Kleiser
Brooke Shields

2 comentarios:

Anónimo dijo...

la pelicula me gusto y creo que el que la creo tiene unagranimaginacion

Spectator dijo...

La película es agradable y entretenida, y no sólo por Brooke Shields. Creo que la inverosimilitud la vuelve más entretenida.