martes, 10 de julio de 2012

/ Antes que el diablo sepa que estás muerto / Leonera /


2008-09-06
Ayer vi Leonera en el cine. La daban junto con Antes que el diablo sepa que estás muerto, de Sydney Lumet, una versión involuntariamente caricatural de El sueño de Casandra: dos hermanos con problemas económicos deciden cometer un robo y se enmarañan en un torrente infinito de consecuencias inesperadas y nefastas. Desde la primera escena, que es la única de la película donde hay un brillo de felicidad, todo empeora y empeora y empeora, salvo que, en vez de trágica, la película se va poniendo cómica. Son tan exagerados los problemas que soportan los protagonistas que, en la escena final –un viejo abominable y atormentado asfixia a su propio hijo abominable y atormentado–, uno termina riendo.

Before the Devil knows you're dead / Antes que el diablo sepa que estás muerto / Antes que el diablo sepa que has muerto / 7h58 ce samedi-là / Onora il padre e la madre / Antes que o Diabo saiba que morreste / Antes que o Diabo saiba que você está morto / Tödliche Entscheidung 
2007
Sidney Lumet
Ethan Hawke, Philip Seymour Hoffman

Leonera no es una mala película. Pero tampoco me parece tan buena como han dicho los críticos. Creo que su mayor virtud consiste en mostrar el interior de las cárceles de mujeres y, en particular, cómo viven las reclusas con hijos (y los hijos de las reclusas). Pero esa virtud pertenece al registro documental; un buen documental, incluso, tendría más valor que esta película. El resto me pareció bastante pobre. Está claro que la creatividad de Pablo Trapero no se acerca ni por asomo a la de Lucrecia Martel. Creatividad (o falta de creatividad) en general: en el argumento, en los diálogos, en las situaciones, en la fotografía. La película tiene dos mitades. Una mujer (rubia, joven y linda, por supuesto) va a prisión, embarazada. La primera mitad es descriptiva: cómo es la prisión, cómo viven los hijitos, etc. Casi no hay argumento: lo único que sucede es el parto y una previsible relación lesbiana. La segunda mitad, que sí tiene argumento, comienza cuando la madre de la rubia saca al niño del penal. La rubia, desesperada, arma un escándalo. Un día la dejan salir bajo custodia, para que visite al hijo. La rubia engaña a los guardias y huye con el chico. La primera escena de la película que realmente me gustó fue la última: cuando la mujer y el hijo cruzan un vado, del otro lado de la frontera. Es la libertad, por fin, pero con un pronóstico ominoso.

Leonera / The lion's den / Löwenkäfig
2008
Pablo Trapero
Martina Gusmán

No hay comentarios: