martes, 10 de julio de 2012

Experimento


2008-09-06
Últimamente he visto muchas películas. Dejé de anotar los comentarios porque se habían enrarecido. La historia, brevemente, fue así:
En los noventa yo hacía anotaciones esporádicas sobre películas; en algún momento se me ocurrió juntarlas: y nació una colección denominada Espectador. La continué. En 2008 se me ocurrió subir las notas a Internet: y nació un blog denominado Espectador. Lo continué durante varios meses, hasta julio. Decidí suprimirlo; no lo suprimí, pero desde entonces no escribí nada más.  
El blog era un experimento: simplemente ver qué sucedía con los textos en la red. Yo no daba mi nombre. El texto aparecía pelado, sin una sola imagen. Era como poner un libro a disposición de cualquiera, pero sin publicidad. Fue decepcionante. (...) Y lo principal: el hecho de saber que mis textos acabarían en el blog alteró mi forma d escribirlos. Eran más “públicos”, digamos. O sea, menos íntimos. Ahora, en el momento de la escritura, yo estaba pendiente de la opinión de hipotéticos internautas, entre los cuales, por lo demás, podía haber conocidos míos. (...) Por último, escribir los textos me ocupaba demasiado tiempo. No eliminé el blog; sólo dejé de actualizarlo. El experimento, en general, no me dejó nada.

No hay comentarios: